Hoy hablo, de amor por el vino, a través de mis poemas El vino MALLEOLUS 2O11

El vino MALLEOLUS 2O11

Una noche, el alma del vino llenó mi corazón,

dejando de ella, vacía la botella,

Fue esa copa de vino,

esa tarde noche de verano, de cielo estrellado,

acompañada de él y la luna,

 suficientes para despertar los sentidos.

Levanté mi copa y brindamos los tres,

pero la luna no acostumbra a tomar vino,

Y solo quedamos él y yo, para beber.

Festejando sin saber, nos encontramos los tres,

donde el amor y el vino hacen su solsticio alargando su estancia.

El vino influyó todos mis sentidos,

sentidos que ahora llenan  nuestras vidas,

 y vacían las copas de vino.

El silencio se apodera del momento;

Para dar paso a sus labios, tocar mi frente,

para luego rozar suavemente mis labios,

siento a mi boca  aferrarse,

mis ojos cerrarse  y mi corazón, latir.

Dando paso, a un largo trago de vino,

que llega al alma, apaciguando mis sentidos y mis latidos.

Los tres juntos, antes de beber,

desconocían el desenlace;

ahora, ebrios de amor y de vino,

la luna sigue su camino,

mientras mira a los enamorados.

¡Felices de amor y de vino,

en un festín animado,

la culpa la tiene el vino!

Ese gran vino Malleolus, quien despertó lo sentidos

Y dejo un gran amor al rojo tinto.

2008

3 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *