Hoy hablo de mi . EL GATO HUGO Y El SONIDO.

Aquella mañana el gato se despertó emocionado, exaltado, con un sonido nuevo, que escuchaba a través de la  puerta de cristal, que daba  a la terraza del ático, era un cantar diferente, dominante, atrevido, a los que estaba acostumbrado,  atrayendo esta vez toda su atención, acercándose rápidamente a la puerta de cristal.

Ahí estaba el culpable de aquel sonido, un pájaro negro de cola blanca que supervisaba la zona, para cuidar su nido de intrusos, sabia que aquel gato podía ser uno y muy peligroso, lo que no sabia, que al encontrarse su mirada con aquel gato gris de abundate pelo, de una envergadura importante para su raza, encontraría mas  bien, a unos ojos dulces, cándidos, que solo deseaban jugar, que lo enamorarían al instante, convirtiendo sus visitas en rutinas, cada mañana. Sus conversaciones eran cruzadas, cada uno a su manera, pero ahí estaban fijos cada día, a la misma hora, hasta sospecho de que Hugo como lo hacían llamar al gato, contaba las horas para encontrarse con su amigo o amado pájaro, que parecía vestido de gala.

Todos en aquella casa comentaban lo mismo, pero la historia verdadera no le importaba a nadie, solo el amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *