Hoy hablo con Sandro Silva, quien se apunta a la vida Sana cuerpo Sano.

Es un hombre sencillo, cercano y amigo, si buscamos  no figura en ningún congreso de cocina ni mucho menos se encuentra entre los profesionales españoles destacados.

Sus restaurantes son conocidos por todos, se le apoda el dueño de la calle Jorge Juan, a pesar de que ninguno de sus restaurantes, tienen estrellas ni merecen comentarios entre la crítica. No las necesita, para llenar sus locales en todos los turnos, ademas cuentan con listas de espera prolongadas.

El éxito de Sandro Silva no es efímero y radica en su profesionalismo, tenacidad, constancia y trabajo, junto a su gran socia en la vida y en el trabajo su mujer Marta, el mejor equipo que he visto.

El Paraguas  lleva diez años en el epicentro de la cartelera gastronómica madrileña, y Ten con Ten  cuatro a reventar, Quintín Ultramarinos, El Amazonico . El último de su locales, recién inaugurado, Numa, el nuevo restaurante italiano, apunta en la misma dirección.

¡ Gracias amigo y éxito !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *