Hoy hablo del desfile de Modesto Lomba, en la Fashion Week Madrid

En su segunda jornada, la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid ha acogido el desfile de Modesto Lomba.

Lo que ha ocurrido en la pasarela de Modesto ha sido un danza de perfectos imperfectos o lo que es lo mismo, una colección SS17 regida por los principios del wabi-sabi. Y no, no se trata del último capricho gourmet traído de Japón. Proviene de esos lares, pero consiste en una filosofía oriental que describe todos esos objetos caracterizados por una belleza rústica, impermanente e incompleta. En bruto, vamos.

El presidente de la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME) ha teñido este viernes de blanco su pasarela. Con la elección de este “nocolor”, el diseñador buscaba “dejar todo el protagonismo a la arquitectura de los patrones” y, de paso, hacer un guiño a su última fragancia, Hipnotica, que da nombre a esta colección y que está elaborada con jacintos y jazmines blancos, como no podía ser de otra forma. Se trata de su segunda colaboración con la empresa perfumera española Dreamlabo, junto a la que está presente en 600 puntos de venta.o.

Este diseñador, ha optado por una raíz cuadrada imperfecta, pero el resultado ha sido igual de redondo. Y es que en pleno auge del feísmo, sumarse al wabi sabi supone aceptar que lo feo es bello e igualmente puede transformarse en cisne. Tejidos de organza de algodón, lino príncipe de gales, lana fría y algodón con textura han articulado un trance visual que buscaba el volumen y la ligereza. Esa misma paradoja que se produce cuando ves Anna Pávlova en movimiento. Simplemente, cautivador.

Un maravillo desfile que sin duda alguna repetiría

¡No ha faltado el glamour!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *